jueves, 15 de enero de 2015

[Maratón Universitaria]Al alba, mira al este

No sé de que forma comenzar este texto, la verdad es que estoy tan cansado que no puedo ni con mi alma, así que seré lo más sincero posible, que la sinceridad no requiere de esfuerzo. Total, el examen ya está hecho y eso no va a cambiar.

Hoy he hecho el penúltimo examen de Enero, Bases de Datos. Un examen tremedamente dificil por la cantidad de neuronas que exige para poder ser resuelto. Pero vayamos por partes, que a fin de cuentas, quiero contar los dos últimos días.

Ayer me levanté bastante deprimido por haber perdido buena parte de una tarde de estudio, si no hubieramos procrastinado podríamos haber llegado más lejos, pero bueno, había que compensarlo y subimos dos amigos y yo a estudiar desde las diez de la mañana. A las diez menos cinco el autobús llegaba a la ciudad y yo me apeé en la parada correspondiente a mi universidad. Una persona normal habría seguido la acera y habría dado el hermoso rodeo de doscientos metros para entrar a la facultad. Yo, obviamente, opto por vias mucho más rapidas. La parada del autobús está en linea recta a unos quince metros de la facultad. Nos separa un muro de una altura de dos metros cincuenta aproximadamente. Hay una puerta que no se abre y la acera termina justo en la parada. Pero si caminas por el borde de la calle (teniendo cuidado porque es un tramo de autopista lo que tienes al lado), y llegas hasta donde el muro gira bruscamente, verás que la tierra ha ido cediendo y acumúlandose contra la pared, de tal forma, que puedes subirte y saltar al otro lado. Esto me ahorra más de cinco minutos diarios. (No me imagino la cara de la gente de la autopista viendo a alguien entrar a la universidad saltando un muro).

Tras reunirnos las tres mentes pensantes (Jose, Andrés y yo), trazamos un severo plan de acción. La guía docente exige un cuatro de nota mínima para hacer media. Con lo cual, ponderando se convierte en un dos coma cuatro en la nota final. Por tanto en la evaluación continua necesitamos dos coma seis puntos. A falta de una nota de examen, las medías eran así por ahora: dos coma siete para Andrés, dos coma cuatro para mí y dos para Jose. Con lo cual teníamos que estar muy pendientes a lo largo del día para cuando pusiera las notas.

El examen se desarrolla de la siguiente forma, al principio te dan unas tablas de una base de datos escritas a mano, las cuales no conoces de nada y te explican su relación, luego sobre ella, se desarrollan cinco ejercicios con cuatro apartados cada uno. A razón pues, de dos puntos por ejercicio y por ende, cero coma cinco puntos por apartado. O sea, que necesitamos ocho apartados correctos para aprobar.

No, esto no es una ley de esfuerzo mínimo, ni mucho menos. Resolver ocho apartados es una tarea titánica. Empezamos a trabajar buscando casos similares. Primero, álgebra relacional, conseguimos sacar una media de dos apartados por examen, lo cual, nos daba un punto. Segundo, cálculo relacional de t-uplas, otra media de dos apartados por examen, otro punto. Consultas básicas de SQL, las cuatro, dos puntos. Consultas avanzadas de SQL, las cuatro. Diseño de bases de datos, ninguna. A pesar de haber visto videos de youtube, leer libros y buscar apuntes, no sabemos como resolver los ejercicios. Y por último, en un examen entró cálculo relacional de dominios, de eso, tampoco sabemos nada.

Estudiando, el tiempo pasa volando, y eso es innegable, estuvimos 8 horas estudiando, no seguidas, por un breve descanso para comer, pero sí muy intensas. Durante toda la tarde estuvimos consultando las notas del examen,pero no las puso. Al final, resolvar todas las preguntas que enumeré antes fue todo lo que la mente de tres ingenieros pensantes pudo lograr. Por supuesto, al volver a casa intentamos seguir más y repasar más. Y lo hicimos, claro.

Anoche no dormí del todo bien, era un manojo de nervios y dudas y ni siquierá soñé. Me habría venido muy bien haber soñado, pero bueno, no todo es tan sencillo. Me levanté igual de nervioso y al margen de un poco de música antes de salir, solo estaba obsesionado con el examen. Volvimos a quedar a las diez, y el clima, al menos, no era del todo malo, con lo que quedaba un poco de ánimo. Al final esta fue la conclusión: «Si en el examen somos capaces de hacer nueve apartados, entregamos, si no, nos vamos.»

Tras almorzar y decidir que ya no podíamos hacer nada, salieron las notas del último examen, y las medias finales: Andrés tres coma cuatro, yo, tres coma uno, Jose, dos coma cincuenta y cinco. Si el sacara un cuatro le quedaría un cuatro noventa y cinco, veremos que pasa. Nos relajamos y dejamos el tiempo volar hasta las cuatro.

En total, eramos quince personas de ciento cincuenta y seis alumnos, el profesor estaba bastante asombrado, ahora, tendría poco margen para poner las notas del próximo llamamiento. Ya que vendría el grueso. Como siempre, un folio por pregunta, letra clara, todo ordenado, si no te sale, puedes irte. Y el silencio reinó en la sala.

Fue repartiendo el examen poco a poco. Me llega. Respiro hondo y lo miro, todo esto pasa por mi mente en apenas instantes: «Las tablas son sencillas, hablan sobre usuarios de un sistema con distintos roles de actuacion en las maquinas. Miro álgebra, sencillo. Miro cálculo... Mierda, de dominios, esa fuera. Me quedan las dos de SQL. Veo factibilidad. En total, sé hacer diez preguntas. Me quedo.»

A partir de aquí, todo es pensar, pensar y pensar. Reescribir cosas una y otra vez. Total, que para diez apartados (la mitad del examen), tardé dos horas. Por fin, me levanté, y entregué el examen al profesor. Me dijo que para el viernes próximo estarían las notas y me deseó suerte.

Una vez salí por la puerta, me siguieron Andrés y Jose, no nos preguntamos entre nosotros. Ahora quedaban otros exámenes, y no era momento de deprimirse, sino de estudiar.El lunes, ¡estadística!

1 comentario:

  1. Es extraño como empiezo leyendo la entrada, sin pretender leer mas de un parágrafo, y lo acabo leyendo todo.^.^ ¡Es tu culpa! Jo. Lo escribes de una forma... que me mantienes entre tus palabras. O soy yo muy curiosa, huuum, no, no lo creo. Es decir, sí que lo soy pero no por ello voy leyendo a todo el mundo.

    Sigue así, no desaparezcas por el camino eh, que ya queda tan poco. ¡Mucha suerte! :3

    ResponderEliminar